Factores de crecimiento

FACTORES DE CRECIMIENTO EN TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA

 

Los factores de crecimiento son unas proteínas presentes en nuestras plaquetas, que modulan funciones como la angiogénesis (formación de vasos sanguíneos), el sistema inmune o la regeneración tisular.

Las principales patologías que se pueden tratar con factores de crecimiento son:

  • Lesiones agudas de tendones o ligamentos.
  • Tendinopatías crónicas (rotuliana, Aquiles,…)
  • Entesopatías insercionales (epicondilitis,…)
  • Roturas tendinosas crónicas en pacientes con baja demanda funcionales.
  • Roturas parciales de manguito rotador en el hombro.
  • Roturas de fibras musculares.
  • Afectación del cartílago articular.
  • Procesos degenerativos de diferentes articulaciones (rodilla, hombro, tobillo,…)

Los factores de crecimiento se obtienen a partir de un pequeño volumen (variable según las necesidades) de la sangre del propio paciente tras una centrifugación. Éstos constituyen un conjunto de proteínas, entre los que se incluyen péptidos antiinflamatorios y bacteriostáticos, con múltiples propiedades que estimulan la regeneración de los tejidos, en ausencia de eritrocitos y leucocitos.

El protocolo de obtención de los factores de crecimiento consta de varios pasos bien diferenciados:
1. Extracción de sangre inicial.
2. Centrifugación.
3. Separación de los diferentes componentes.
4. Activación controlada.

Normalmente los factores de crecimiento se inyectan en el área a tratar, 3 ó 4 sesiones con una periodicidad de una semana, aunque esto puede modificarse en función de la patología.